Raviolis de foie y crema de ajos tiernos

En un bol mezclar los huevos con la harina, amasar hasta que ésta haya absorbido todo el huevo.

Trabajar la masa hasta que quede lisa y elástica. Reposar tapada con papel film en nevera.

Pelar y cortar la cebolla muy fina. Rehogar con un poco de aceite y mantequilla, en la inducción total a potencia 4. Pasados 15 minutos añadir el azúcar, y más tarde el Pedro Ximénez. Cocinar 30 minutos más.

Añadir el hígado de pato en trozos a la cebolla, cocinar 5 minutos a potencia 7.

Poner a punto de sal y triturar. Rellenar unos moldes de silicona y guardar en congelador.

Pelar los ajos tiernos y guardar unos trozos de las partes más blancas, que confitaremos en aceite en la placa de inducción total a potencia 4.

Picar el resto junto con ½ puerro y cocinar lentamente a potencia 4, con un poco de aceite. Añadir la nata y triturar.

Estirar la masa, con un rodillo o con una máquina de pasta. Cortar cuadrados de 12×12 cm y cocer en agua hirviendo. Enfriar en agua helada.

Formar los raviolis con el foie congelado. Regenerar en el horno vapor 5 minutos.

Salsear con la crema de ajos tiernos y poner un ajo confitado encima.

Ingredientes

  • 2 huevos.
  • 200 g harina.
  • 250 g hígado de pato fresco.
  • 1 cebolla.
  • ½ puerro.
  • 50 ml Pedro Ximénez.
  • Aceite de oliva. Mantequilla.
  • 1 manojo de ajos tiernos.
  • Crema de leche.
  • Sal.

Características

  • Comensales: 4
  • Dificultad: Baja
  • Tiempo: 70 min.

Utensilios

  • Amasador
  • Bol
  • Cuchara
  • Cuchillo
  • Papel film

Aparatos