Zumos verdes, más que una moda

El cambio de horarios y de hábitos durante los periodos vacacionales, pueden alterar nuestro organismo. Comidas pesadas, bebidas con gas, exceso de azúcares, sobre todo si hablamos de helados y refrescos… pueden hacer que nos sintamos hinchados y que, en el momento de regresar a la rutina, nos sintamos perezosos por haber perdido nuestras buenas costumbres alimentarias.

Una manera sana de recuperar, y mantener, hábitos saludables es introducir en nuestra dieta los ya conocidos como ‘zumos verdes’.

Este tipo de zumos que aparecieron con el boom de las dietas Detox , están tomando gran protagonismo dentro de las dietas saludables.

Los zumos y batidos verdes se pueden tomar por la mañana, entre comidas… son una buena forma de aportar nutrientes a nuestra dieta y pueden ser de gran ayuda si se quiere adelgazar, ya que no proporcionan muchas calorías. También hidratan, eliminan toxinas, estimulan nuestro organismo haciéndonos sentir más vitales y son muy saludables.

Pero, ¿son realmente tan beneficiosos o solo es una cuestión de moda?

Estos zumos o batidos son una combinación de frutas y verduras; lo que los convierte en una manera de aumentar la toma de estos alimentos en nuestra dieta.

En los últimos años, se han convertido en un referente de alimentación saludable gracias a su gran aporte energético, además de aportar vitaminas y minerales esenciales.

Expertos nutricionistas señalan que son beneficiosos para la salud debido a los numerosos efectos positivos que tienen para el organismo, siempre y cuando no se conviertan en una obsesión alimentaria y su consumo se vuelva excesivo; nada en exceso es bueno.

Los beneficios nutricionales de estas bebidas varían según los ingredientes con los que se elaboren. Del mismo modo, también influye mucho que se trate de un zumo o un batido, siendo más recomendable el batido por el hecho de que contiene la fruta y la verdura entera, con su fibra, mientras que un zumo no deja de ser únicamente el extracto acuoso de las mismas, conteniendo así un exceso de azúcares que contribuirá a la acumulación de grasas. Eso cambia las propiedades nutricionales de la bebida.

Además, es importante su preparación. La método más recomendado es mediante prensado en frío, o ‘coldpress’. En el aparato electrodomésticos se extrae el zumo de la fruta por presión, sin necesidad de cuchillas ni girar a gran velocidad como ocurre con las licuadoras, separando el zumo de la pulpa seca y manteniendo todas las vitaminas y la fibra.

Por otro lado, en un zumo elaborado en una batidora de vaso o una licuadora convencional se ha cortado la fruta y después se ha separado la pulpa del zumo mediante centrifugación. Este proceso cinético produce calor que afecta a las vitaminas sensibles a la temperatura.

Otra diferencia es que, si utilizamos una licuadora, los zumos deben consumirse en el acto puesto que tienden a oxidarse y perder algunas propiedades nutritivas antes que los ‘coldpress’. En caso de querer dejar el zumo preparado la noche anterior para tomarlo por la mañana le recomendamos utilizar el prensado en frío y conservarlo refrigerado.

En cuanto a los ingredientes para su elaboración, nutricionistas profesionales recomiendan preparar estas bebidas verdes con más verduras que fruta para no sobrepasar la ingesta de azúcar:

Una fruta solamente (manzana, pera, limón, lima, pomelo…), se ponen unas ‘verduras de base’ (apio, pepinio…), se agregan ‘hojas verdes’ (a escoger entre lechuga, espinacas, kale, diente de león…) y se remata con una selección de ‘otras delicias’ (brócoli, brotes, jengibre, polen, hierba de trigo…). Añadiendo leche para los batidos y agua para los zumos.

La alimentación sana ha dejado de ser una moda para convertirse en una realidad que cada vez está más extendida en la sociedad. Puede descubrir más sobre la alimentación saludable en Cocinar sano para comer sano.