freidora-vf414-experiencia-gaggenau-2017

Alimentos crujientes y jugosos en freidora

Degustar de vez en cuando un buen plato de fritura puede ser delicioso siempre y cuando esté bien ejecutado, aunque no sea el método de cocción del que conviene abusar.

Lo más importante es utilizar un aceite de calidad y controlar la temperatura del mismo para que no se queme.

La freidora Gaggenau produce resultados excepcionales gracias a un preciso control de temperatura de 135°C a 190°C, pudiéndose regular en incrementos de 5°C a través de su robusto mando de acero inoxidable iluminado.

La temperatura del aceite determina el resultado a la hora de freír un alimento. Al freír un alimento se crean capas de protección en forma de costra que ayudan a bloquear la absorción de cantidades excesivas de grasa y haciendo que mantenga su jugosidad en el interior. Por ello, es importante cocinar a una temperatura correcta, pues cuando el aceite está frío, el alimento absorbe mucha grasa y cuando está demasiado caliente, el alimento puede quemarse por fuera, quedando crudo por dentro.

El aficionado a la cocina profesional puede freír utilizando la cesta o sin ella. La freidora tiene tres zonas distintas: la zona de expansión de espuma para evitar que el aceite forme demasiada espuma, la zona de fritura que es la que se encuentra directamente sobre la resistencia y la zona de aceite frío, la cuál evita que se transmitan sabores no deseados durante el proceso de fritura. Esta zona fría también extiende la vida útil del aceite y evita que los sabores de un alimento se mezclen con el siguiente.

La potente resistencia de 3.000W, localizada dentro de la cuba de 3,5 litros, controla la temperatura por medio de varios sensores para asegurar que el aceite o la grasa alcancen la temperatura adecuada.

Existe una función especial para la limpieza y vaciado del aceite, además de un apagado automático después de cuatro horas. La freidora Vario Serie 400 se puede instalar enrasada o sobre encimera, en combinación perfecta con otras placas.

Consejos para freír:

  • – Con el fin de que pueda circular bien el aceite y llegue con rapidez el calor al alimento, no fría grandes cantidades a la vez. Mueva el alimento a freír, de modo que el aceite pueda circular mejor y no se aglutine.
  • – El alimento a freír deberá estar cubierto por completo de aceite. En caso contrario deberá dar la vuelta a los alimentos a la mitad del tiempo de fritura.
  • – Llenar la cesta sobre la encimera junto a la freidora. No dentro o sobre la freidora. De este modo el aceite o permanecerá más tiempo libre de residuos.
  • – No añadir sal ni condimentar por encima de la freidora con el fin de no ensuciar el aceite.
  • – La inserción de producto de freír húmedo o congelado produce espuma de grasa. Descienda la cesta varias veces lentamente, de este modo evitara que se desborde la grasa.
  • – Retire el hielo del producto congelado antes de freír.
  • – Ajuste la temperatura recomendada.
  • * Temperatura correcta: Las proteínas forman una costra protectora alrededor del alimento, de este modo no puede penetrar exceso de grasa.
  • * Temperatura demasiado alta: La superficie del alimento forma una costra demasiado rápida, y el interior queda crudo.
  • * Temperatura demasiado baja: El producto a freír absorbe demasiada grasa.
  • – Seque el producto a freír con un paño de cocina. De esta forma se reduce aun más la cantidad de grasa.

Consiga la creación profesional de una gran cantidad de platos, como el tempura, buñuelos, falafel, calamares y croquetas entre otros, logrados con resultados de fritura inigualables.

Recetas recomendadas:

Ravioli dulce.

Salvia italiana frita con anchoas.